Un lugar donde ver tus sueños

Mirador de Horta y el columpio de Barcelona

El Mirador de Horta y el columpio de Barcelona me parecieron geniales y se encuentran aquí.

Columpio de Barcelona en el mirador de Horta
Columpio de Barcelona

Me enteré sobre este lugar leyendo el blog “Barcelona secreta” y porque vi una foto hermosa tomada por dos blogueros de viaje que sigo desde que llegué aquí, llamados Lovepops, así que dije ¡VAO!

Esta vez no quise ir sola y fui con dos amigas, Hatzumi y Andrea. Quedamos en encontrarnos en un punto y así lo hicimos. Llegamos a la estación Tanatori de Vall D’hebron y desde ahí fuimos caminando, en subida hasta el mirador, donde según había leído encontraríamos una playa de estacionamiento.

Best compañeras de aventuras de altura

¡Pero ahí no es!

Según investigué, una vez que llegara al Mirador de Horta,  el columpio se encontraría a unos metros (en subida) del en realidad mirador de Mundet (nos recomendaron poner “Mirador de Mundet” en google maps para llegar sin problema).

Al llegar debía mirar con atención y buscar el letrero que señalaba la entrada a la subida para llegar al columpio de Barcelona.

Había leído también que la cima era “Un Lloc de’on veure eis teus somnis”, es decir “Un lugar donde ver tus sueños”, así que con más ganas empezamos la subida. Menos mal fuimos con zapatillas porque no fue tan fácil que digamos, es súper empinada, con un poco de trocha y sí o sí la debes hacer a pie por lo angosta que es.

Columpio de Barcelona
Caminando cuesta arriba para llegar al Columpio de Barcelona

Cuando creíamos que por fin habíamos llegado, no estábamos ni a la mitad, aunque no era altura la subida nos cansó un poquito y ya eran las 3pm y el sol se iba a las 5pm.

Al rato vimos a unos chicos tomándose fotos y pensamos que ahí era y lo que es peor pensamos que el columpio no estaba porque había leído que cada cierto tiempo lo sacaban para hacerle mantenimiento.

Fue ahí que dije ¡No puede ser! Y nos tiramos al jardín pensando que habíamos tenido mala suerte y que habíamos ido solo por ver el columpio y ganarnos con la vista obvio.

Sin embargo; al parecer uno de ellos nos escuchó y nos dijo que aún faltaban 5 minutos más caminando para llegar.

Aunque no lo crean, escuchar esa frase me motivó tanto que en una nos paramos y seguimos el camino pero ahora con más actitud, porque sin duda estábamos con suerte.

¡Llegamos!

Columpio de Barcelona
¡Llegamos! Ya casi en el Columpio de Barcelona

Al rato llegamos, lo vimos a lo lejos y fue como si hubiésemos visto “Tierra!” después de mucho tiempo y lo que es mejor ¡No había casi nadie! El columpio estaba solo para nosotras y dos chicos más. (bueno eso al menos nos duró 30 minutos).

Si bien desde este mirador a diferencia de los Bunkers del Carmel, no se ven La Sagrada Familia ni la Torre Agbar porque está al ooootro lado de la ciudad la vista y el lugar son más que geniales y lo valen.

Encima llegar “tarde” fue lo mejor que pudimos hacer porque vimos caer el sol y toda la subida que tuvimos que caminar valió la pena. Tanto Andrea, Hatzumi y yo nos tomamos todas las fotos del mundo porque sabíamos que probablemente no volveríamos en un buen tiempo.

Mirador de Horta
“Un Lloc de’on veure eis teus somnis”

El columpio lleva grabado la frase “Un Lloc de’on veure eis teus somnis” (Un lugar donde ver tus sueños) y la verdad no está lejos de la realidad. Al rato empezaron a llegar más personas, todos con la intención de ver el atardecer y tomarse fotos en el columpio.

A diferencia de los Bunkers del Carmel, la cima del Columpio del Mirador de Horta es pequeña y no entran más que diez personas, así que cuando vayas (porque TIENES QUÉ) tómalo en cuenta.

El único que inconveniente que tuvimos fue que nos agarró la noche y no se veía nada, así que tuvimos que bajar con mucho cuidado iluminando el camino con las linternas de nuestros celulares.

No estuvimos solas ya que el grupo de chicos que había llegado después bajó al mismo tiempo que nosotras y entre todos iluminamos el camino y nos ayudamos a bajar.

Columpio de Barcelona y amigos
Andre, Hatzumi & yo en el Columpio de Barcelona

¿Saben qué?, lo único que nos dio miedo fue la oscuridad mas no el que nos pueda pasar algo por ellos. Es raro y a la vez diferente, pues en otra oportunidad y en otro país, una situación como esa estoy segura que me hubiese asustado y me hubiera puesto en alerta máxima.

Finalmente, solo me queda decir que de venir a Barcelona y te quedes más tiempo del esperado, ya sabes que tienes dos miradores increíbles en esta ciudad al que puedes y tienes que ir:

Bunkers del Carmel

y el Mirador de Horta con el columpio de Barcelona

… No crean que me he olvidado de Tibidabo, o como le diría un amigo “Abu Dabi”, ya pronto iré y les contaré qué tal.

Nos leemos pronto, debo seguir avanzando mi parte del trabajo del Master. Adeu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *