¿Volver o no volver? 3 meses después…

Han pasado ya tres meses desde que regresé de estudiar un Master en España y si en algún momento supe de los famosos 3 meses al llegar, era inevitable no vivirlos al volver a mi estimada Lima, la gris.

Quise escribir sobre este tema en sí porque recién hoy 7 de noviembre del 2019, me sentí feliz de estar otra vez en Lima, fácil dirás ¿Cómo no le va a gustar si aquí nació? Calma, obvio sí aquí nací, en el Hogar de la Madre, por si te dio más curiosidad aún pero no me hallaba aquí.

“Extraño mucho Barcelona”

Esa sin duda, fue la frase que más repetí en este tiempo, la extrañé desde el día que me fui a Madrid para volver, pero claro al llegar me alegró muchísimo reencontrarme con mis mejores amigos, con mi familia, con la comida comida peruana de verdad, hecha aquí, con la sazón de mi mamá, con mi perrita Peluza, con mi flaco, etc… de verdad amé volver a estar cerca de ellos

Lima no te extrañé, nada

Y aquí haré referencia a lo que obviamente no extrañé, el desorden, el tráfico, el verme sin auto y decir ¿y ahora, quién podrá defenderme?, el pobre transporte público que tenemos, la falta de empatía, el que no cedan el paso y un largo etcétera… que me hizo no querer estar aquí y no saber de dónde era.

El tiempo fue pasando y agradezco haber tenido chamba freelance desde que llegué, inclusive desde antes, eso sí no me ha faltado y agradezco al universo, al Niño de Ayaví, al Señor de Muruhuay y hasta a Lutgarda Mass i Mateu ¡La patrona de mi cole! Mechitas corazón.

Entonces decidí para empezar a adaptarme, caminar igual como  hacía en Barcelona, donde mi rutina cambió enormemente y diario caminaba 6km en promedio, aquí quise hacer lo mismo (un poco ilusa su amiga Portella) y al inicio fresh, he caminado desde Surquillo hasta Salamanca ida y vuelta, de Aramburú hasta el puente de los Suspiros en Barranco…  De la av. Larco hasta el ovalo Higuereta y así varias rutas locas que iba encontrando.

Mis antenitas de vinil sintieron la presencia del enemigo

Si no conocen a este personaje o no han vivido o son muy chibolos “la vieja”.

Y claro mis defensas volvieron un poco bajas y fueron subiendo después. Me di cuenta que por más que quisiera no podía caminar como antes y menos tan tarde… A pesar de que me lo decían, fui yo quien se dio cuenta y si pues, ni el Chapulín Colorado, ni Iron Man me iba a salvar si me cruzaba con Thanos, bueno el amigo choro pues.

Volvamos a usar el transporte público

Si hay algo que no he contado en este blog, es que yo siempre anduve en combi hasta que pude ganar un poco más y empecé a usar taxi pero les juro que siempre que iba en bus, combi, Metropolitano.  Cuando estudiaba en la universidad o empezaba mi vida profesional rezaba y pedía a Diosito, poder ahorrar para comprarme mi carro, porque obviamente por salud mental aquí la demanda de autos, es grande.

Ilusa yo quise volver a usar bus, como hacía en Barcelona, subí a la 10E, estuve un rato sentada (agarré sitio y me sentí afortunada), empecé a mirar todo a mi alrededor y… no me gustó y obviamente como buena chica que se crió con Televisa y María la del Barrio, me puse a llorar.

Thalía, la de Lima

Yo, en la 10 E viendo como comprar un pasaje y volver… jajaja

En estos 3 meses he llorado, he estado triste, he extrañado, obviamente he toneado porque una cosa no tiene que ver con la otra y soy un ser sociable jeje pero me ha costado mucho volver a adaptarme y sentirme contenta y parte de… en Lima, otra vez.

¿Y la xenofobia?

Asu, una cosa es oír sobre lo que ocurre en tu país estando fuera y otra es vivirlo de cerca y ese era un tema que de lejos no me gustaba, imagínense estando aquí… me he peleado con personas abusivas que insultaban a otros solo por no ser peruano, o las pintas horribles que hay en ciertas calles de Lima pidiendo que se vayan…

No saben cómo renegué, porque yo también he sido inmigrante, gracias a Dios legal en España y si aún así, cuesta sentirte segura porque claro los trámite demoran, etc… imagínate alguien ilegal que llega a un lugar donde no es bien recibido y donde además paga por otros que sí han hecho mal.

Me chocó, me molestó, me indignó y empecé a tratar a esos extranjeros que limpiaban los puentes o las calles o simplemente eran muy amables, como a mi me hicieron sentir en otro país, con empatía y buena onda, porque todo regresa, lo bueno y lo malo. Y a veces nosotros los peruanos pecamos de desmemoriados.  Con esto no quiero decir que las personas que hagan mal no deban recibir castigo, al contrario, obviamente que sí. “Hermanito, muchas gracias, aquí no se roba, hasta la vista baby” y así con todos pero no podemos ni debemos generalizar.

No todos son así

Y es que en Barcelona, la amiga de mi roommate, ambas catalanas, cuando me conoció me dijo: “Tenía una mala impresión de los peruanos hasta que te conocí, supe de muchos rateros pero ya veo que no todos son iguales”, esa frase resume todo lo que quiero expresar, si esa señora hubiera  sido un poco escasa o mala onda, probablemente no nos hubiésemos llevado bien pero ven? Siempre hay un ser de luz por ahí.

¡Llegó la primavera!

Por fin, el cielo dejó de ser gris y empezaron los días con brillo solar, si me preguntan por el “frío”, ni lo sentí, después de haber estado a -10, 5 y 3 grados menos mal me sirvió para andar en casaquita de jean o cuero y listo. He estado en entrevistas, procesos, conversaciones, conociendo nuevas personas y empezando a reconocer que las cosas cuando no salen como esperas duele pero todo es parte de un proceso.

Hace unos días me escribieron de mi Universidad La Salle para mostrarme el video del nuevo Master de eCommerce y Marketing Digital donde no solo sale mi promo sino que quien les escribe también habla y comparte su experiencia estudiando en España ¡No saben cómo me alegró eso! Ya no lloré, por si querían saberlo, esta vez me alegré y mucho.

Me dieron la posibilidad de volver en Abril del 2020 para mi Graduación de Master y mi abogada me dijo que mis papeles para la extensión de visado con permiso de búsqueda de empleo seguía encaminado y saben qué, me alegré dos veces más… pero esta vez ya sin las ansias de saber si volveré o no.

Todo va a estar bien

Siempre llevaré tatuada a Barcelona, porque la experiencia vivida allá fue increíble y aprendí mucho como persona y profesional, pero si estoy aquí es por algo y pondré mi granito de arena, ya no renegando sino sonriendo mucho más para mejorar en lo que pueda mi ciudad. Y eso era lo que quería compartir, 3 meses después en Lima, la ya no gris, porque ya es primavera y se viene la mejor temporada: el verano ¡Agárrense y vamos por más y nuevos retos!

Eso sí, si has pasado por lo mismo, no te sientas mal, es normal y lo más probable es que no te entiendan, si viajando solo un mes te da post depresión por Europa, imagínate un año o dos o tres después, es normal y esa diferencia viéndola positiva nos debe ayudar a ser parte del cambio y enseñar a los que no lo ven así.

Hoy dos personas me cedieron el paso y agradecí, hay esperanza, hay luz al fondo del camino ¡Sí podemos! Eso sí, si van a estudiar un Master a España y son amantes del verano, cuando vuelvan no lo hagan en julio ni durante el invierno limeño, háganme caso, con sol el choque será más llevadero y fresh, por la Sarita les juro que sí.

Adeu.

3 Comentarios

  • Andrés

    ¡Hola! Interesante tu Blog, Queria saber porque ante tantas cosas positivas que encontraste en Barcelona, no evaluaste la posibilidad de quedarte ahí… Entiendo tu punto de que se puede dar la vuelta las cosas en lima, pero sinceramente la situación va empeorando… Entonces ¿por qué no optar por una mejor calidad de vida? Te agradeceria si pudieras mencionar todo por lo cual eliges lima. Tambien me gustaria saber si el master te lo financiaste tu misma ahorrando o fue una especie de beca, ¿Se puede ir, trabajar y financiarte el Master? y ¿Como está la situación laboral en españa en lo que es Marketing Digital y en general?. Saludos.

    • Andrea Portella

      Hola Andrés, gracias por leerme 🙂 como comenté en este post el trámite que hice para poder extender mi visado aún sigue en proceso y sin ese papel no podía trabajar allá, solo te permiten hacer convenios de prácticas mientras estés estudiando, y mi idea no era hacer otro Master sino trabajar. Por eso es que menciono que los planes han cambiado, yo por mi me quedaba, es más no quería volver jajaja y es la verdad, te choca más cuando sabes que vuelves sin fecha de retorno pero ya se lo que quiero para mi aquí y ya me puse fechas para evaluar un regreso, porque definitivamente después de lo vivido prefiero estar allá pero trabajando de manera legal, es decir bien ❤️ un abrazo!

    • Andrea Portella

      Y sobre el Master si claro, yo me lo pagué . Si viajas a España, viajas con visa de estudiante, por eso es que sin un permiso laboral no puedes ganar lo que deberías, ya que se te permite hacer convenios. Y el Mercado allá está mucho más avanzado y amplio pero o empiezas con convenios o te piden papeles de trabajo, sino imposible salvo que tengas el pasaporte europeo que obviamente te abre muchas otras puertas 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *